Yoga

Fortaleza: las asanas tonifican cada parte del cuerpo.

Resistencia: la práctica regular incrementa la capacidad de trabajo.

Flexibilidad: un cuerpo joven es mantenido y restablecido a través de un correcto estiramiento.

Postura: mientras el tono y la flexibilidad se equilibran, se establece una postura erguida y sin esfuerzo.

Energía: la mejora del funcionamiento glandular y la relajación profunda dejan a uno fresco y calmado.

Salud: Un estado de bienestar consistente es experimentado cuando la mente y el cuerpo están equilibrados.

Mejora de la circulación sanguínea.